Cuando las voces calan dentro. Cuando el hilo de su cadencia entreteje una red que te atrapa y te envuelve.

Cuando el silencio de sus pausas detiene el ritmo de tu respiración. Cuando las palabras que emanan de esa voz, justamente en ese orden, evocan una realidad con la que empatizas al instante; y permaneces atenta, muda por temor a romper el hechizo que te mantiene expectante. Cuando el tono de esa voz – grave, firme, susurrante- es violeta.

Pongamos que hablo de Gloria Bosch…

Gloria y Kika

…de su libro Una llamada tuya bastará para sanarme. Altamente recomendable.

Es un vídeo casero, sí; pero así lo viví. Espero que Gloria me permita este guiño. Desde luego, pueden encontrar mejores vídeos de ella en Youtube.

Es ésta una parte de un todo llamado DONA CANÇÓ. Si clican aquí, podrán conocer este magnífico proyecto llevado a cabo por mujeres, de la mano de una gran voz canaria llamada Alicia Martel. Quien quiera disfrutar de una de sus veladas, puede hacerlo cada viernes en el Café de les Delicies (el Raval, Barcelona).