BIOGRAFÍAS ROJAS. Así se llamará una serie de publicaciones que llevaré a cabo en la Revista Mujeres-Arte y Cultura VisualBiografías rojas es el inicio de una andadura hacia un yo íntimo y personal; el comienzo de un camino que, en principio, se presentó como una mera curiosidad y que, con el tiempo, ha resultado ser toda una experiencia vital. Y lo que se convirtiera en personal, resultó ser, para no variar, político. 

Biografías rojas será – y es- el contacto directo con un parte más de ese “ser mujer” que ha sido invisibilizada y estigmatizada durante siglos. La vergüenza, la culpa, el tabú de nuestro cuerpo… Veamos cómo algunas autoras contemporáneas tratan la sangre menstrual y qué reivindican con su obra. Observemos distintas reacciones y analicemos cómo hemos sido manipuladas a lo largo de la historia y a través de nuestra propia sangre.

Copyright de la foto: Isa Sanz
Copyright de la foto: Isa Sanz

La menstruación ha sido considerada a lo largo de la historia como símbolo de contaminación. Se la ha llegado a llamar “impureza menstrual”. En esto las religiones han hecho una gran labor, perpetuando una imagen monstruosa de la mujer menstruante. La ley mosaica, sin ir más lejos, consideraba inmunda a la mujer durante los siete días que le duraba una menstruación normal; e inmundo era también aquel hombre que yaciera en este período junto a ella, o que incluso mantuviera relaciones sexuales. “Cuando la mujer tuviere flujo de sangre, y su flujo fuere en su cuerpo, siete días estará apartada; y cualquiera que la tocare será inmundo hasta la noche” (Levítico, 15:19).

Isa Sanz es una fotógrafa que reivindica lo femenino y pone su granito de arena en esta larga lucha por despojar a la mujer de tantos tabúes, estigmas y prejuicios.

Leer entrevista